Los pocos segundos que dura la vida.

Siempre digo que la felicidad no es más que una pausa entre dos tristezas y de la misma forma asevero que: la vida no es más que la pausa entre dos muertes, pausa que a todos nos parece breve y tanto, que nunca, o casi nunca terminamos de hacer en la tierra, todo lo que en algún momento nos planteamos.

Muchos no coinciden conmigo, creen que no se debe perder el tiempo pensando que mañana puedes morir, hasta ahí estoy de acuerdo, pero lo cierto es que vivo mis días como si cada uno de ellos fuera el último, sin dedicar más de un minuto por día al delicado tema de la muerte y a sabiendas de que el nacimiento, la vida y la muerte obedecen a las leyes naturales.

No existe método – al menos científico- que demuestre que existe más de un chance de vida (sin dejar de aclarar que la ciencia no lo sabe todo), es por eso que hoy quisiera decir a uds mis amigos, que aprovechen estos segundos de vida, aprovechen esta breve pausa entre dos muertes, no malgasten el tiempo en cosas banales y superficiales, hagan cosas buenas, cosas que el día de mañana, cuando no estés, hagan que las personas te recuerden con cariño, con amor, con aquella nostalgia satisfactoria de quien cumplió sus misiones en la tierra.

Cada vez que escucho noticias sobre pérdidas humanas, sobre todo si son personas jóvenes, me quedo con aquella duda: Será que dejó buenos recuerdos a sus familiares y amigos? será que lo van a recordar por sus buenas acciones? o acaso todo lo contrario ?

Sin duda, es la vida el único momento que tenemos para convertirnos en inmortales, pero esto solo lo lograrás por medio de tus actos, por medio del amor que logres impregnar a todos los que te rodean, por medio de la sabiduría con la que logres resolver los difíciles acertijos que nos pone la vida. No malgaste tu tiempo, es breve y se va así, como en un suspiro; deja de discutir por cosas que pueden resolverse en fracciones de segundos con tan solo una sonrisa, así veremos con nuestros propios ojos que no se equivocaba el gran William Shakespeare cuando dijo: Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada.

Siempre digo que yo debo tener más de un “tornillo flojo”, pierdo el control cuando el tráfico anda lento, cuando creo que voy a llegar tarde al trabajo o a alguna reunión, cuando los pacientes no hacen las cosas como se las indico, cuando alguien me hace esperar más de treinta segundos; sueno la trompeta, hago una mueca, enseño la lengua, me pongo rojo, pero nada de eso se lleva a la casa, todo queda colgado afuera, a veces lo recojo al otro día, otras lo dejo olvidado… porque no se trata de ser un sangre azul, hay ocasiones en la que debes demostrar que estás ahí y bien ahí, pero reserva esa furia para el momento preciso y lleva a casa lo mejor de ti.

No dejes de disfrutar cada segundo al lado de los tuyos, anda, párate ahora mismo y después terminas de leer mis sandeces, dale un fuerte abrazo a tus padres si tienes la dicha de tenerlos ahí, en vida y contigo; millones de personas desearían esa oportunidad, besa a tus abuelos, cuando no los tengas los vas a extrañar como no imaginas; como yo extraño los míos; dile a tus hermanos que los quieres y que eres capaz de hacer cualquier cosa por ellos, disfruta la vida, no dejes que sea en vano vivirla.

Se feliz, trata de cumplir tus metas, no dejes que nada te amilane, no dejes que los aburridos comentarios de los pesimistas te hagan sucumbir sin antes haber cumplido las metas trazadas; deja atrás todo lo que te afecta, todo lo que no es bueno para tu salud mental y la de los tuyos, porque esas cosas no te van a ayudar a ser la persona que mereces ser. Brinca la cerca y vete corriendo detrás de lo que quieres que sea tu vida, recuerda que si no decides cual será tu futuro, alguien lo va a decidir por ti. No estás obligado a cometer los errores de quienes te antecedieron, eres otra persona, totalmente diferente a ellos y tu meta es triunfar, sin sacar de tu vista todo tu porvenir.

Bendito aquel que en su paso por esta breve y fugaz pausa de vida, es capaz de dejar, al partir, una estela de luz que lo convierte en inmortal, por su obra y su obrar. Siempre orgulloso de lo que soy les recuerdo que nosotros no pedimos ser cubanos, sencillamente, tuvimos mucha suerte. Mil bendiciones a todos, que la vida les sonría y que cada paso que den sea firme y estrictamente bien calculado, reciban el saludo cariñoso de este amigo que los quiere:

El cuetense intranquilo.

Anuncios

Acerca de El cuetense intranquilo

Soy un sencillo intruso que se somete a pruebas que el destino le pone, escribo lo que quiero mientras pueda, el día que no pueda escribir lo que quiero, me dedicaré a pensarlo. Amo a mi familia más que a mi mismo. Soy de Cueto, Holguín, Cuba y tú?
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los pocos segundos que dura la vida.

  1. ..... dijo:

    Dios quiera y yo me haya convertido en alguien inmortal para esas personas que amo. Daría lo que no tengo por ir corriendo y abrazar a mis familiares y a la persona que amo y que ese abrazo fuera mágico. Solo Dios sabe cuánto desearía hacerlo.

    • Yisel Durán Castaño dijo:

      Ese día q hice ese comentario olvidé colocar mi nombre. Soy Yisel Durán de Santos jjjjj. Tú eres una de esas personas a las q tanto AMO 💘

  2. Como siempre, aplaudiendo sus escritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s