Distancia.

VIAJE

¿Quién dijo que sería fácil? Solo aquellos que ni siquiera la han imaginado alguna vez. Hay muchos –conozco unos cuantos- para quienes la distancia es la oportunidad que te da la vida de partir y alejarse a lejanas tierras ausente de todo lo que nos hizo daño alguna vez; para otros, es separar las almas por medio de barreras geográficas, separar las almas físicamente y convertirse en esclavo de recuerdos y sueños rotos.

Soy uno de esos que solo se separa físicamente de todo lo adorado, soy de los que despierta con los amores lejanos en la mente, soy de esos que trae a Cuba tatuada en el alma, de esos que se aleja porque así debe ser, pero de los que sabe que no aguantaría un período dañino separado de mi pequeño pedazo de tierra en el mar y distanciado de personas que mueren por un sencillo abrazo que desde mis nerviosas manos se desprenda.
lejosDistancia… me separas de todo lo que adoro, de todo lo que para mí es sincero y simple, me separas de las almas que añoro, de la vida que quiero, de los besos que extraño, de mi amor más sincero, me separas de todo. Distancia inventada por el hombre, el mismo hombre que la sufre y detesta, pero que cada día se esfuerza por separarnos más. Distancia, arma letal que arruga la garganta – hasta la del más fuerte de los hombres- al hablar con orgullo de todo lo que tiene guardado por allá, constante sentimental que recuerda cuáles son tus raíces, tus costumbres, tus pasiones, tu historia de verdad; no esa que te has inventado para ser “feliz”.

Otras veces lo he dicho y me disculpo si para algunos soy repetitivo, pero hay cosas que no puedo ocultar, paso noches soñando con mi modesta casita en el lejano Cueto y ahora que me encuentro más distante de ella, ese sueño se hace cada noche un recuento de mis años de infancia y juventud, muchas noches revivo momentos de esos años pasados, de esos años de amigos, de “patas” en el suelo, de pelota y trompo en la calle, mi calle Luis Beltrán; la misma que mantengo en mi carné de identidad, la misma a la que tantos añoran y con la misma que otros, como yo, aun sueñan.1506982_570865472981621_836372960_n
Distancia, distancia, distancia; que ganas tengo de que aparezca en mí la fuerza necesaria para cargar contigo en mi espalda y arrastrarte hasta el mar, ese que, cada mañana me despierta invitándome a entrar en sus entrañas a bañar mis penas con agua de sal, lo hiciera con gusto, solo si supiera, que ahí en esas playas tiernas y serenas te ibas a quedar.

No creo que merezcas mi desvelo, entre tú y tu amiga nostalgia me quieren matar, pero sobrevivo, me mantengo firme, lucho con la ausencia de cosas que quiero, de cosas vitales, sé que algún día de estos tus fuertes barreras voy a derrumbar; volveré ese día a reírme de ti y en tu propia cara, aunque con certeza, extrañaré entonces lo que aquí, irremediablemente quede. Desde este grande balcón del que te escribo, me despido de tu arrogante presencia, espero que me dejes dormir esta noche, te lo agradeceré.

Siempre orgulloso de lo que soy les recuerdo que nosotros no pedimos ser cubanos, sencillamente, tuvimos mucha suerte. Mil bendiciones a todos, que la vida les sonría y que cada paso que den sea firme y estrictamente bien calculado, reciban el saludo cariñoso de este amigo que los quiere:1459721_570864862981682_825441949_n

El cuetense intranquilo.

Anuncios

Acerca de El cuetense intranquilo

Soy un sencillo intruso que se somete a pruebas que el destino le pone, escribo lo que quiero mientras pueda, el día que no pueda escribir lo que quiero, me dedicaré a pensarlo. Amo a mi familia más que a mi mismo. Soy de Cueto, Holguín, Cuba y tú?
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Distancia.

  1. Yisel Durán Castaño dijo:

    Muy lindo y muy real mi tesoro. Al menos tienes la suerte de estar acompañado de tu esposa. Te amo mi sol..

  2. Yanela dijo:

    Yo también tengo un balcón, al menos en mis sueños, desde donde diviso mi Isla, mi pueblito y mi antigua casa. Desde la diáspora hemos de lidiar día tras día, con la fría e impersonal distancia. Es algo que aceptamos pero a lo que no nos acostumbamos nunca. Gracias por compartir un espacio, que aunque virtual, nos acerca a todos los que estamos tan lejos. Continúa escribiendo y acortando distancias.

  3. Anónimo dijo:

    me gusta mucho como escribes y disfruto cada una de las publicaciones, saludos y te deseo éxitos en tu blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s