Un pueblo y sus hijos.

… Y ver salir el sol allá en la Luis Beltrán, retumbar del sonido estruendoso de aquel tren Antilla- Holguín, luego, los de la caña, las carretas con aguas, el vendedor de pan. La plaza, el parque, “La Campana”, “El Martillo”, “El Volcán”, el estanquillo y la fila para comprar las “noticias del día”, las grandes colas en la terminal, los limpiabotas… ¡ay Cueto! has dejado una huella en cada uno, un beso en cada rostro, una lágrima en más de una madre, tu bálsamo analgésico en tantas espaldas rotas, desgarradas, heridas de luchar por el pan nuestro de cada día. ¿Regresaremos? nunca nos hemos marchado del todo, cada hijo tuyo que vaga por el mundo esté donde esté a tus brazos abierto regresará algún día, procurando de tu gente y tu suelo el amor de siempre.
Siempre orgulloso de lo que soy, les recuerdo que nosotros no pedimos ser cubanos, sencillamente, tuvimos mucha suerte. Mil bendiciones a todos, que la vida les sonría y le devuelvas la sonrisa y que cada paso que den sea firme y estrictamente bien calculado, reciban el saludo cariñoso de este amigo que los quiere: El cuetense intranquilo.

El cuetense intranquilo.

Anuncios

Acerca de El cuetense intranquilo

Soy un sencillo intruso que se somete a pruebas que el destino le pone, escribo lo que quiero mientras pueda, el día que no pueda escribir lo que quiero, me dedicaré a pensarlo. Amo a mi familia más que a mi mismo. Soy de Cueto, Holguín, Cuba y tú?
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un pueblo y sus hijos.

  1. ANONIMO. dijo:

    Hola cuetéense soy una de esas personitas que extraña a cueto en esta terrible distancia, también extraño eso amaneceres sin dormir tan especiales que tuve escuchando el sonido del silencio y sin querer que saliera el sol para no acabar con la magia de la noche, cada instante de noche y solo sabes que esta amaneciendo porque escuchas la llegada triunfal del tren antillano, hasta a ese gigante de hierro se extraña, esas picadilladas con los amigos… son pequeños detalles que quizás nunca se repitan pero estarán en mi mete por siempre. En estos días estaré en cubita la bella gracias a Dios aunque por poco tiempo pero me serán de mucho bien y en mi visita a cuetito me vendrán a la mente todos eso recuerdo que me hicieron feliz un día y que el tiempo ni la distancia me han hecho olvidar . Existen muchas cosas que hacen que uno no se olvide de ese lugarcito que aunque pequeño pero lleno de recuerdos y momentos felices. Bendiciones para ti y todos los cuetéense donde quiera que se encuentren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s