Cuba

Pequeño rasguño de tierra dormido en el mar Caribe, con singular distribución de sus proporciones que la hace parecer un caimán. Muchos dicen que un caimán dormido, para mí, es un caimán que simplemente espera el momento exacto para echar a andar. A los que tuvimos la suerte de nacer allí se nos conoce en el mundo con el gentilicio de: cubanos, gente buena en su mayoría, de a pie casi todos. Somos madrugadores innatos, desde que salimos de la cama andamos luchando la vida -en el invento-.

ImagenDecir Cuba es decir guaracha, son, caña de azúcar, aguardiente, playas; aunque también lleva consigo unos cuantos adjetivos y sustantivos más: sacrificio, sudor, esfuerzo, café por las mañanas, colas y otros tantos… País polémico -políticamente hablando- casi siempre en la boca del mundo, a veces por verídicas razones, otras veces no tanto, dejando siempre una gama de opiniones que nos hacen estar en la farandulera vida de las noticias casi perennemente, pero ese no es mi fuerte, la política es para los políticos y los sentimiento para los que sentimos.

Muchos nos aman, mientras que otros, muchas veces hasta sin motivos, nos odian; pero bueno, como decimos acá: no somos monedas de oro para caerles bien a todo el mundo. ¡Ay Isla de mi vida! solo hay que alejarse un poco de tus costas para saber lo que se siente estar lejos de tus lomas, de tus calles -asfaltadas o no- de la gente que camina contigo y de la que te saluda en las mañanas sin tener ni mínima idea de quién eres. Se extraña ese café que te brinda el vecino, el calor de tus tardes de domingo a domingo y el pregón de los vendedores de pan y de maní y tantas otras cosas que jamás imaginas que extrañarás.

Imagen

Cuba, refugio de los sueños de unos cuantos, caimán que duerme o que reposa insomne cargando a tus espaldas más de once millones de personas y cada una de ellas con más de un sueño por cumplir. Metáfora de tierra en la caben más de una lágrima y menos de un adiós. Los que debajo de tus faldas, madre, se han marchado, no ven la cabrona hora de volver a besarte los pies y decirte: regresé.

Pocos en el mundo se alejan de su tierra y siguen sintiendo orgullo de ser de donde son, muchos pierden su identidad. El cubano lo dice, lo escribe, lo grita, se lo tatúa en el pecho, lo grava en su camisa y con mayúscula: SOY CUBANO!!! Muchos cambian de idioma, de acento; la forma de vestir y de calzar, de sentir y de comer; el estatus de vida, el color de la piel, estilo del cabello, la forma de pensar; casi que dejan de ser ellos, pero si es un cubano quien se esconde en complejo disfraz ya llegará la hora de soltar un: asere, o ¿qué bolá? U otras “barbaridades”. O si por ventura no son de tan descompuesto lenguaje como yo, extrañarán, alguna vez, entablar una conversación con un desconocido y terminar la singular charla dándose un abrazo y diciendo: hasta pronto, MI HERMANO.

¡Ay cuba! mezcla de negros africanos y europeos rojizos, unión de lo sublime y lo profundo, inmensa caja de tristezas y alegrías que deja sueños rotos a unos cuantos y bendiciones a otros miles; si no hubiera nacido de tu cálido vientre a quien dedicaría mis desaliñadas letras llena de errores gramaticales y discordantes notas. ¿A quién? Si siempre he dicho, que primero soy buen hijo, buen hermano y esposo, luego soy buen cubano y luego existo. De quién recibiré el maternal amor cuando por desdicha mi santa madre ya no exista, si el nacimiento, la vida y la muerte obedecen a las leyes naturales, a quien si no es a ti, patria querida…

Siempre orgulloso de lo que soy, les recuerdo que nosotros no pedimos ser cubanos, sencillamente, tuvimos mucha suerte. Mil bendiciones a todos, que la vida les sonría y que cada paso que den sea firme y estrictamente bien calculado, reciban el saludo cariñoso de este amigo que los quiere:

Imagen

El Cuetense Intranquilo.

Anuncios

Acerca de El cuetense intranquilo

Soy un sencillo intruso que se somete a pruebas que el destino le pone, escribo lo que quiero mientras pueda, el día que no pueda escribir lo que quiero, me dedicaré a pensarlo. Amo a mi familia más que a mi mismo. Soy de Cueto, Holguín, Cuba y tú?
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s